A la saca

Blog Es Justo

Fin de año, día de balance y de deseos de prosperidad para el que viene.

Pero también es importante el día porque se devengan los principales impuestos. Renta, Patrimonio o Sociedades, e incluso el impuesto de Sucesiones para los deudos del que tenga la mala fortuna de despedirse hoy de este mundo.

Tributos diseñados para el mantenimiento de estructuras, en buena parte de los casos, ineficaces, ineficientes y escasamente sostenibles.

Tributos nada o poco redistributivos, basados en paradigmas económicos obsoletos.

Tributos al fin, conformadores de un sistema confiscatorio en su conjunto, que nos hace más súbditos que ciudadanos.

Pues nada, vuelta a poner el contador a cero. Desde mañana, comenzaremos a padecer los impuestos que se devengarán en 365 días.

Y así sucesivamente…

Jorge-Oswaldo Cañadas Santamaría.