Final de año y de más

Blog Es Justo

Hoy se acaba el año. En un instante puntual y bien definido, termina el día y da lugar a uno nuevo que inagura otro ejercicio.

Pero hay otros finales que no culminan en un momento preciso y que terminan una etapa que, en su inicio, no tenía fecha de caducidad.

Hace ya algunos años, y con especial intensidad este que termina, tengo la sensación de estar viviendo inmerso en demasiados de esos finales.

El cambio climático, el abandono intelectual, la extensión de la miseria, el hedonismo, los nacionalismos excluyentes, la intolerancia, la globalización del terrorismo, la dejadez profesional…

Podría enunciar muchas más señales. Pero creo que son suficientes para aventurar un final de etapa.

No es la primera vez que la humanidad se enfrenta a un final de civilización. El fin de culturas clásicas o de los imperios son ejemplo de ello.

Pero probablemente sea la primera vez en que el hombre tiene en la mano herramientas suficientes para la destrucción del planeta y de la especie.

Veremos.

Jorge-Oswaldo Cañadas Santamaría.

Lo juro

Blog Es Justo

He pasado el cuarto aniversario de mi toma de posesión en el actual destino, prestando servicio de guardia.

Y me ha venido a la mente el juramento que presté escasos días antes de posesionarme del Juzgado.

“Juro guardar y hacer guardar fielmente y en todo tiempo la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico, lealtad a la Corona, administrar recta e imparcial justicia y cumplir mis deberes judiciales frente a todos”.

Pues en esas seguimos, intentando honrar cada día la palabra dada.

Jorge-Oswaldo Cañadas Santamaría.